Sharing is caring!

La Web 3.0 es la siguiente iteración de la World Wide Web, y trae consigo el blockchain.

Para los que no lo sepan, la Web2 es la Internet que conocemos y utilizamos hoy en día. Está dominada por los gigantes tecnológicos Microsoft, Meta, Apple, Amazon y Alphabet.

Sin embargo, hay una nueva versión en camino que quiere poner el poder de nuevo en las manos del usuario cotidiano.

La Web 3.0, comúnmente conocida como Web3, es lo que la gente denomina la próxima iteración de la World Wide Web. Sin embargo, ahora ha integrado la criptomoneda.

La Web 3.0 es uno de los últimos avances tecnológicos que, junto con el Metaverso, está ganando adeptos en todo el mundo.

Los fundamentos sobre los que se construye atraen a aquellos que también están interesados en la IA, las NFTs, la tecnología blockchain, y más.

A día de hoy, Web3 es un trabajo en curso. Todavía no está bien definida. Sin embargo, la idea principal es que estará descentralizada, en lugar de estar controlada por empresas y gobiernos.

Además, también está relacionada con el concepto de «Metaverso» en cierta medida.

¿Qué es la Web 3.0?

La Web 3.0 es una posible versión futura de Internet basada en las cadenas de bloques (blockchains) públicas, un sistema de registro comúnmente conocido por facilitar las transacciones en criptomonedas.

El atractivo de la Web 3.0 es que está descentralizada. Esto significa que, en lugar de que los usuarios accedan a Internet a través de servicios mediados por gigantes tecnológicos, ellos mismos pueden poseer y gobernar secciones de Internet.

La Web 3.0 no requiere permisos. Esto significa que las autoridades centrales no pueden elegir quién tiene acceso a qué servicios.

Tampoco requiere confianza. Esto significa que no se necesita un intermediario para que se produzcan transacciones virtuales entre dos o más partes.

La Web 3.0 protege técnicamente mejor la privacidad del usuario, ya que estos intermediarios y agencias realizan la mayor parte de la captación de datos.

DeFi, abreviatura de Decentralized Finance, es un componente de la Web 3.0 que está ganando popularidad. Consiste en realizar transacciones financieras del mundo real en la blockchain sin la ayuda del gobierno o de los bancos.

Por otra parte, muchas empresas de capital riesgo y grandes corporaciones están invirtiendo dinero en la Web 3.0. Es fácil pensar que su compromiso conducirá a algún tipo de poder centralizado.

Beneficios de la Web 3.0

La próxima evolución de la World Wide Web transformará Internet en un lugar en el que todos los usuarios tendrán una mayor seguridad de los datos, privacidad e interacciones similares a las humanas.

He aquí algunos de los beneficios más comunes de la Web 3.0:

Creadores más motivados

Cuando los usuarios de todo el mundo se conecten directamente con los creadores sin intermediarios ni guardianes, los creadores se verán motivados a adoptar nuevas tecnologías automáticamente.

En la Web 3.0, las monedas digitales y las plataformas distribuidas romperán todas las barreras nacionales para los creadores y les ofrecerán un mayor retorno de la inversión.

Servicio ininterrumpido

La tecnología blockchain descentralizada eliminará el problema de la interrupción de los servicios y la suspensión de la cuenta debido a un fallo del servidor.

En el sistema descentralizado, los datos estarán asegurados en nodos distribuidos para garantizar la redundancia. Varias copias de seguridad evitarán el fallo de un único servidor.

Privacidad

Una de las mayores ventajas de la tecnología blockchain y de los últimos avances en criptografía es que se podrá controlar la información personal en línea.

Esto resolverá todos los problemas de privacidad que la gente encuentra en la versión Web 2.0.

En la Web 2.0, el número de violaciones de los datos de los usuarios hace que los usuarios de la nueva era se lo piensen dos veces antes de compartir sus datos en línea. La Web 3.0 resolverá este problema.

Menos intermediarios

La idea de la descentralización promete conectar a los proveedores con los usuarios finales. No habrá ninguna autoridad central que se lleve una comisión de una transacción electrónica.

Por ejemplo, el mejor caso de uso será si Airbnb funciona en la Web 3.0, donde los huéspedes y los anfitriones se conectarán directamente sin que intervengan los servicios de una autoridad central.

Esto también puede aplicarse a Amazon. Compradores y vendedores estarán directamente conectados sin ningún intermediario.

Propiedad de la información

En la versión Web 3.0, los usuarios serán dueños de su información. Tendrán la seguridad de la encriptación. Sólo podrán compartir la información con permiso o en función de cada caso.

A día de hoy, gigantes tecnológicos como Amazon y Facebook acceden a nuestros datos en la Web 2.0. Esto incluye tarjetas de crédito, intereses, ingresos y más.
Luego, revenden los datos a los anunciantes. En la Web 3.0, las personas serán dueñas de sus datos.

Transparencia

La ventaja de la Web 3.0 es que todos los datos están dispersos en redes descentralizadas y libros de contabilidad distribuidos.

Puedes seguir tu información y comprobar el código que hay detrás de la plataforma que estás utilizando. No hay problemas de confianza como en la Web 2.0, donde los gigantes tecnológicos controlan todos los datos y la información personal.

¿Deberías interesarte por la Web 3.0?

Considera la Web 3.0 como una extensión de la Web 2.0. Integra las tecnologías avanzadas que vemos llegar hoy.

El concepto de la Web 3.0 no sólo está alimentando la expansión de las criptomonedas y la formación del Metaverso. Sino que afecta a otras grandes industrias tecnológicas. Esto incluye los dispositivos de RV y RA, las NFT y los juegos.

Una Internet descentralizada podría iniciar la desaparición de los gigantes tecnológicos en línea. Por supuesto, la gente no espera que Microsoft, Meta, Amazon y Alphabet desaparezcan del Nasdaq.

Sin embargo, deberían esperar que estas empresas se esfuercen un poco más para competir con los usuarios de Internet que se esfuerzan por reclamar su participación en la Web 3.0.

La Web 3.0 también podría provocar una mayor aceptación de lo que pueden ofrecer las criptomonedas y el blockchain.

Ethereum es compatible con los sistemas de NFT y de criptodivisas. Esto permite a los usuarios crear aplicaciones, realizar pagos y todo lo demás.

Conclusión

La web 3.0 es el futuro. Nos dirigimos hacia un futuro en el que cada usuario puede rastrear su información personal y tendrá un control total de su privacidad y sus datos, todo ello gracias a la tecnología blockchain.

Con la Web 3.0, se puede garantizar que la web será más atractiva e interactiva. Sin embargo, es crucial entender que todavía hay limitaciones que superar.

Si la gente quiere que la Web 3.0 entre en la corriente principal, estos problemas tienen que ser resueltos.

Aprende más del panorama actual del comercio electrónico descargando el eBook gratuito
"Estadísticas globales de e-Commerce 2022"